Este miércoles 19 de agosto, el Gobierno argentino informó que hallaron más de doce millones de vacunas vencidas en cámaras frigoríficas. Tras el hallazgo, el gobierno de Alberto Fernández responsabilizó a la gestión del conservador Mauricio Macri (2015-2019) por la pérdida del material sanitario.

«Se encontró una cantidad muy, muy grande, más de doce millones de dosis de vacuna antigripal y 600.000 dosis de la vacuna triple«, reveló el ministro de Salud argentino, Ginés González García.

Las vacunas, que según indicó el funcionario, vencieron en su mayoría entre 2016 y 2018. Además estaban valuadas en unos 1.400 millones de pesos (unos 18,1 millones de dólares a la cotización actual).

Lea también

Pérdida de material sanitario de importancia

La enorme cantidad de vacunas vencidas se encontraban en cámaras de frío de una empresa frigorífica en el barrio de Constitución de la ciudad de Buenos Aires. El actual Gobierno aseguró que desconocía por completo la utilidad del lugar hasta que llegó al ministerio una factura por el costo de estibaje.

El ministro de Salud consideró «una barbaridad, sin explicación» el abandono de las vacunas en los depósitos, en particular porque en 2018 «el porcentaje de vacunación con la vacuna triple fue muy bajo».

«En el fondo fue un Gobierno al que no le interesaba la gente, porque para gastar la plata de la gente y después no poner las vacunas a disposición de la gente…», lamentó González García en una conferencia de prensa en el frigorífico sobre las vacunas vencidas encontradas.

La vacuna triple protege de la tos convulsa, la difteria y el tétanos y figura en el calendario obligatorio de vacunación en Argentina de embarazadas y niños de hasta 11 años.

El hallazgo de las vacunas vencidas fue testimoniado por la Escribanía General de la Nación y la Sindicatura General de la Nación (Sigen), indicó el ministro, de cara a futuras acciones legales.

En enero pasado, poco después de la asunción del Gobierno del peronista Alberto Fernández, se liberaron 12,4 millones de dosis de vacunas que se encontraban retenidas en la Aduana del Aeropuerto Internacional de Buenos Aires desde junio, a la espera de que se abonaran las tasas e impuestos correspondientes.

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *