Britney Spears quiere que su padre deje de controlar sus asuntos comerciales y personales, en el que sería un giro radical tras una tutela de 12 años designada por la corte.

Antes de una audiencia judicial en Los Ángeles el miércoles, el abogado de la estrella del pop de 38 años, presentó documentos diciendo que la cantante “se opone firmemente a que James (Spears) vuelva a ser tutor de su persona”. Sin embargo, el documento presentado no dio a conocer las razones de su postura.

Lea también Brad Pitt y Jennifer Aniston trabajarás juntos nuevamente

La tutela de la estrella del pop

En 2008, Jamie Spears, el padre la cantante, fue nombrado como su custodio después de que la vida de su hija, quien entonces tenía 26 años, se saliera de control, situación que llevó a que se le internara para recibir tratamiento psiquiátrico.

Tras retomar su carrera, la cantante de “Toxic” se retiró de un concierto en Las Vegas el año pasado e ingresó brevemente en un centro de salud mental. No ha actuado públicamente desde octubre de 2018 y documentos judiciales afirmaban que era “su deseo declarado no actuar en este momento”.

Britney Spears buscará librarse de la tutela

La prolongada tutela de Britney Spears ha sido cuestionada en la campaña #FreeBritney. Sus seguidores creen que la mantienen prisionera y que la artista envía señales crípticas en sus cuentas de redes sociales, que generalmente consisten en selfies o bailes en casa, para que la liberen.

Los fans de la cantante celebraron la noticia de su solicitud de destituir a su padre como una victoria y planearon una manifestación frente a los tribunales en el centro de Los Ángeles.

¡Conocemos a nuestra chica! #FreeBritney feliz con la noticia de hoy! Gran paso”, tuiteó Junior Olivas, uno de sus más fervientes fans.

Todo apunta a que Bitney Spears quiere que el control de sus asuntos se le entregue a la manager de atención Jodi Montgomery, la abogada designada como custodio temporal el año pasado después de que Jamie Spears sufriera problemas de salud, según los documentos judiciales.

Sin embrago, Jamie Spears desestimó la campaña #FreeBritney, calificándola como una broma.

Todos estos teóricos de la conspiración no saben nada”, dijo Spears al New York Post a principios de este mes. “Depende de la corte de California decidir qué es lo mejor para mi hija. No es asunto de nadie más”, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *