Durante esta última semana, al menos seis personas fallecieron y otras 200.000 permanecen evacuadas a causa de los múltiples incendios activos a lo largo y ancho del estado de California, en Estados Unidos, como consecuencia de los miles de rayos que cayeron durante una tormenta el pasado fin de semana.

Aunque los fuegos están dispersos por todo el estado, los más violentos se concentran en la zona norte, en torno del área de la bahía de San Francisco. En esa área, además se registraron cuatro de las seis muertes, tres de ellas en el condado vinícola de Napa y una en el de Solano.

Al sur de San Francisco, en los condados de San Mateo y Santa Cruz, 64.600 personas fueron forzadas a evacuar sus casas la madrugada de este viernes a causa del avance de las llamas, informó el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios del estado, CalFire.

Lea también El valle de la Muerte en California registró un récord de temperatura

Fuegos activos en California

De los múltiples incendios originados en California, al menos 30 se encuentran aún activos y suponen un mayor riesgo para la población.

El bautizado como SCU, ubicado en una zona montañosa al este de la ciudad de San José, arrasó con al menos 93.064 hectáreas y se encuentra contenido únicamente en un 10%.

A este le sigue LNU, en la zona vinícola de Napa, Sonoma y Solano. Se inició como 20 fuegos independientes que posteriormente se convirtieron en uno gigantesco, que ya ha quemado 88.653 hectáreas y los bomberos lo han logrado contener sólo en un 7%.

El de CZU, en los condados de San Mateo y Santa Cruz, es el menor de los tres múltiples incendios, pero uno de los que más preocupa a las autoridades. Este se encuentra en medio de una área muy densamente poblada y los bomberos no han podido contenerlo en absoluto.

Estos tres fuegos, así como la mayoría de los que queman en estos momentos en el estado, se iniciaron el fin de semana a causa de una ola de calor y numerosas tormentas eléctricas en las que cayeron más de 10.800 rayos, pero apenas lluvia, y se calcula que fueron responsables de más de 360 incendios.

Ante esta situación, el gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el pasado martes el estado de emergencia.

«Estamos desplegando todos los recursos disponibles para mantener a las comunidades seguras mientras California combate los incendios en todo el estado durante estas condiciones extremas», dijo Newsom.

Los múltiples incendios, que liberan una enorme cantidad de humo al aire, se registran mientras el estado lidia con un aumento en los casos de coronavirus, lo que genera temores sobre la seguridad de los bomberos y de quienes evacuan sus hogares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *